El acoso laboral o mobbing es una forma de maltrato, especialmente moral y psicológico, que se da en tu entorno de trabajo. Se caracteriza porque el hostigamiento que recibe la víctima es persistente y constante en el tiempo, y le provoca problemas psicológicos y profesionales.

Los últimos estudios indican que el mobbing ha ido creciendo exponencialmente en los últimos años, especialmente debido al desarrollo de las nuevas tecnologías y actualmente lo sufren un 15% de trabajadores en España. Aunque estos comportamientos agresivos no entienden de sexos, jerarquías o sectores, los datos presentados durante el 2017 señalan que son las mujeres las que sufren estas malas prácticas en mayor medida, a pesar de que existen menos denunciantes.

Consecuencias del mobbing

Como cualquier clase de acoso, el laboral también puede provocar efectos muy negativos sobre la persona acosada. El acoso laboral no sólo afecta a la víctima. Su consecuencia negativa se extiende a la relación con su familia y amigos, sus compañeros de trabajo, la empresa (pérdida de rentabilidad, mal clima laboral, deterioro de su imagen pública…).

Consecuencias negativas del acoso laboral:

  • Depresión y ansiedad. Provocadas por la pérdida de autoestima, bajo autoconcepto, sentimientos de culpa, miedo, conductas de evitación que en los casos más graves pueden conducir al suicidio.
  • Trastorno de estrés postraumático debido a los problemas emocionales, la depresión y la ansiedad.
  • Sentimientos como la frustración, el fracaso, inseguridad o apatía.
  • Problemas de memoria, pérdida de atención o concentración.
  • Agravamiento de problemas o dolencias previas.
  • Comportamientos sustitutorios, como pueden ser las adicciones.
  • Hipersensibilidad, irritabilidad, aislamiento o agresividad.

El acoso laboral puede provocar también consecuencias físicas como:

  • Desajustes en el sistema nervioso. Sudoración, ahogos, palpitaciones…
  • Alteraciones del sueño y de los procesos alimenticios.
  • Problemas de carácter dermatológico, cardiaco o gastrointestinal.

Asimismo, el acoso laboral repercute de manera grave en el ámbito del trabajo, ya que con él aumentan el riesgo de absentismo, las bajas temporales, la siniestralidad laboral (debido a la falta de concentración y otras causas) y las jubilaciones anticipadas.

Cómo hay que actuar frente al mobbing

Lo primero que debes saber si estás sufriendo mobbing es que tienes derecho a denunciarlo. Lo mejor es que te pongas en manos de un abogado laboral para que veas qué estrategia puede favorecerte más en tu caso en particular. También es muy importante que no lo mantengas en silencio y trates de buscar aliados entre tus compañeros.

Asimismo, puedes recurrir a la ayuda de un psicólogo para que te ayude a liberar las emociones negativas y te dé las herramientas necesarias para contrarrestar los efectos dañinos de este acoso.

¿Cómo tratamos el acoso laboral en el Gabinete THuS?

En el Gabinete THuS sabemos que la mayoría de las personas que han sufrido acoso laboral o mobbing suelen tener problemas de estrés postraumático, ansiedad, autoestima, concentración, memoria etc. y por eso es fundamental recibir ayuda psicológica para evitar o controlar las enfermedades derivadas de este tipo de situaciones y proyectar el futuro dentro o y fuera de la empresa.

En conclusión, el acoso laboral es una realidad cada vez más extendida pero también reconocida, y de la que es posible salir.

Psicólogos THuS

c/ Alcalde Sáinz de Baranda, 63  1ºC. (zona Retiro) Madrid.

Déjanos aquí tu consulta

Nombre: (requerido)

Teléfono:

Correo electrónico: (requerido)

¿En que podemos ayudarte?

He leído y acepto la política de privacidad de Psicologos THuS

Cuenta con nosotros, llámanos. 915746890